Queridos gramáticos:
En consonancia con nuestra anterior entrada sobre el metro de Londres, hoy queremos ofreceros una visión general del metro de Pekín, así como informaros de las características de este que más necesitaréis saber en vuestro viaje a la capital de China.

Como veréis en este mapa, existen más de una docena de líneas bien comunicadas, que nos llevarán casi a cualquier parte de las zonas más visitadas de Pekín. Eso sí, aunque, en muchas ocasiones, el nombre de la parada de metro coincida con el monumento o atracción turística que deseemos visitar, preparaos para una larga caminata desde vuestra salida del tren hasta vuestro destino final. Las distancias son descomunales en Pekín.

Al contrario que en los servicios de transporte de otras ciudades de magnitud similar a Pekín, en esta ciudad, el precio de nuestro billete dependerá de los kilómetros recorridos y no existe ninguna ventaja económica entre comprar un billete sencillo o adquirir una tarjeta de transporte llamada 一卡通 (YIKATONG).

Tarjeta transporte Pekín

La tarifa del billete no resultará más barata, pero esta tarjeta nos servirá tanto en el metro como en el autobús, el tren hacia el aeropuerto e, incluso, la red de bicicletas que se extiende a todo lo largo y ancho de la ciudad.

En cualquier caso, la tarifa mínima es de 3 CNY (aproximadamente, 0,40€) y la máxima no suele superar los 10 CNY (1,30€). Normalmente, el rango de kilómetros en que se mueven los turistas no sobrepasa los 5 o 6 CNY por trayecto. Dicho lo cual, si estáis interesados en la tarjeta de transporte, podréis adquirirla en cualquier ventanilla del metro. Inicialmente, deberéis pagar un depósito de 20 CNY (2,59€) y recargarla con un mínimo de 20 CNY, es decir, un total de 40 CNY (FOTO). El depósito se puede reclamar en ciertas oficinas, no en todas, por lo que, si solo vais a estar unos días, quizá os convenga más pagar por cada viaje comprando el billete en las máquinas expendedoras de las estaciones, cuyo idioma se puede cambiar a inglés.

En este caso, al acceder a la estación, deberéis acercaros a la máquina expendedora, elegir inglés como idioma para mostrar (o chino, si queréis practicar un poco) y pinchar sobre la estación de destino, tras lo cual aparecerá el precio del trayecto. Una vez pagado, caerá una tarjeta blanca de un solo uso, que devolveremos al insertarla en la barrera de salida de nuestra estación de destino.

Al dirigirnos a la barrera de acceso al tren, habrá que pasar previamente por un control de seguridad, que es obligatorio en todas y cada una de las estaciones. También debemos tener en cuenta el horario de cierre del servicio, que, dependiendo de la línea y de la parada, suele estar entre las 22:30 y las 23:30. Asimismo, por la mañana, casi todas las líneas abren antes de las 6:00. 
A la hora de comunicarnos con el personal del metro, por lo general habrá que usar la lengua china, puesto que la mayoría no domina el inglés. Es recomendable llevar el nombre de la parada escrito en caracteres, así como la pregunta que queramos formular. En todas las estaciones encontraremos señales en inglés y en chino, y todas las paradas se anuncian también en ambos idiomas.

Por otra parte, os recomendamos descargaros la aplicación OFO para moveros en bicicleta por las calles de Pekín. Podemos decir que es más seguro que ir caminando y, además, existen caminos exclusivos para bicicletas, lo cual lo convierte en un medio de transporte muy útil.

¿Necesitas una traducción de chino? ¿Viajas pronto a China? Visita nuestra página web de traducción.

¡Únete a nuestra comunidad de Gramáticos! Suscríbete a nuestro boletín y recibe las últimas entradas directamente en tu bandeja de correo electrónico.

Suscribirse